:: HISTORIAS BIBLICAS - La Creación (3ra Parte) ::

Para los maestros o padres interesados en utilizar estas historias como devocionales para sus niños: esta historia ha sido extraída de las Santas Escrituras, versión Reina-Valera 1960.  Si así lo desea, puede utilizarla sin costo alguno, y si quisiera reforzarla con alguna página para colorear o actividad, puede obtener ese material gratuitamente también aquí.  Solamente seleccione uno de los enlaces que se mencionan al pie de la página.  ¡Dios le bendiga!


 

Los Primeros Seres Humanos

Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos, y toda planta del campo antes que fuese en la tierra, y toda hierba del campo antes que naciese; porque Jehová Dios aún no había hecho llover sobre la tierra, ni había hombre para que labrase la tierra, sino que subía de la tierra un vapor, el cual regaba toda la faz de la tierra. Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.

Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén
(a), al oriente; y puso allí al hombre que había formado. Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal. Y salía de Edén un río para regar el huerto, y de allí se repartía en cuatro brazos. El nombre del uno era Pisón; éste es el que rodea toda la tierra de Havila, donde hay oro; y el oro de aquella tierra es bueno; hay allí también bedelio y ónice. El nombre del segundo río es Gihón; éste es el que rodea toda la tierra de Cus. Y el nombre del tercer río es Hidekel; éste es el que va al oriente de Asiria. Y el cuarto río es el Eufrates.

Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre. Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él. Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona,
[1] porque del varón[2] fue tomada. Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne(b). Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban.(c)

Notas Explicativas:

(a) Llamado también “Paraíso”.

(b) O sea, como un solo cuerpo que no debía separarse.

(c) Al no tener pecado, no tenían pensamientos malignos.

[1] Hebreo: Ishshah

[2] Hebreo: Ish

Reflección:

1. ¿Te fijaste cuánto detalle puso Dios al crearnos a nosotros?

2. ¿Viste cómo el Señor nos creó para que estuviéramos unidos en amor y no solos?

Recuerda:
“Porque tú formaste mis entrañas; tú me hiciste en el vientre de mi madre.” (Salmo 139:13)
Actividades:
Creación de Adán y Eva - Para Colorear Creación - Laberinto - (Pequeños)
Creación - Actividad (Pequeños)